Inicio

Quiénes Somos

Novedades

Eventos y Promociones

¿Alguna Pregunta?

Mapa del Sitio

Noticias

Después de la tormenta, viene la firma.
Amena tertulia y firma de libros con Inés Quintero bajo lluvia torrencial.


 Julio 17, 2008--


     Mi reloj no marcaba las 5pm cuando el cielo comenzó a oscurecer tenebrosamente.  Mi hermoso cerro El Ávila desapareció para dar paso a una cortina gris plomo que encerraría -en cuestión de segundos- nuestra caótica ciudad capital en plena hora pico.  La cita con Inés estaba pautada a las 6.30pm.

      - Si llueve, no llego-, me dije, tratando de asumir una postura relajada, ante el compromiso adquirido.

     Y de repente, cayó.  Una gota tímida al principio, luego dos más, después varias en conjunto, con más fuerza, y así in crescendo hasta que la velocidad más alta del limpia parabrisas de mi vehículo no lograba hacer su trabajo y me obligaba a conducir mucho más lento de lo habitual.
     Líneas de carros con luces de emergencia encendidas, sirenas de ambulancias acercándose, grupos de alrededor de 30 motorizados acurrucados debajo de cada puente, y el caos nos saludaba con su bienvenida particular, en una Caracas que no está preparada para semejante "palo de agua".

     A las 7.30pm pude -finalmente- hacer acto de presencia en el Restaurant Café Con Gusto, donde Inés ya se encontraba situada detrás de la
montaña de sus investigaciones y novelas publicadas, dedicando libros con esmero a todas las personas que, según me comentaron, habían seguido la carrera de esta historiadora desde sus inicios.


Con una receptividad que sobrepasó las espectativas, dadas las condiciones atmosféricas, más y más personas llegaban victoriosas a solicitar la dedicatoria de la autora de La Criolla Principal y El Último Marqués en sus libros recién comprados, por haber vencido los embates del clima y haber cumplido a la cita pautada.



      Conversar con Inés sobre sus logros, mientras te escribe una dedicatoria, bien vale la pena el esfuerzo.  Ese fue el comentario general de todos los asistentes.  La recepción y la comida, por parte del restaurant, demostraron una perfección que no había visto en mucho tiempo, y la estelar atenciión de su personal merece una gran felicitación.

     Yo, como parte de Librería Sananda, no puedo hacer otra cosa que agradecer enormemente a mi equipo de trabajo, por la excelencia y la dedidación con la que somos capaces de asumir nuevos retos, aún cuando las condiciones mínimas deseables desaparezcan el día del evento.

AJSM.-